Soy una trovadora que se identifica con la música inspiradora de verdades y pasiones.
Canto y compongo lo que de alguna manera representa a la gente, lo social, lo que nos pasa, lo que nos falta y lo que nos duele…

Me declaro incapaz para cantar sin sentir o para caer en la banalidad de la música fácil.
Desde siempre estoy mostrando el arte de los músicos argentinos que marcaron historia, la Trova Rosarina, León Gieco, Víctor Heredia, Charly García, etc., como así también monstruos de la trova, como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés o Juan Manuel Serrat.


Mi género es una forma de ver la vida y expresa la manera en que disfruto y sufro tanto las cosas cotidianas como las herencias históricas que me atan al pasado.
Sueño con formar parte de un recuerdo en una melodía, con la trascendencia de lo hecho desde el corazón, sin las fronteras internas ni externas que nos limitan.
Empecé mi carrera allá por el año 1988 en Buenos Aires y puse todo el esfuerzo y el empeño por difundir mi arte.
En mi adolescencia participé en eventos sociales de Clubes y Sociedades de Fomento, siempre amé y amo volver al barrio y los encuentros de vecinos, y ahí donde aquello me reclama, mi música sale a su encuentro.
El tango me influencia en su apasionada y trágica forma de sentir.


El folclore me acompaña con su dulzura y su fuerza.
El jazz me enseño a fundir armónicamente la complejidad del buen gusto y sus cadencias.
Y es la nueva canción, la canción llamada ¨ canción protesta ¨ (que tiene mas que ver con el amor), la que le dio en definitiva, la orientación a la temática.
La fusión de todas estas cosas produce la trova desde aquí, es decir: tomando a la trova cubana como referente mayor, pero desde nuestra propia idiosincrasia, desde el Río de La Plata, como aprendiz de esa Trova Rosarina que nació hace tres décadas y aún subsiste intacta y enriquecida.


Cuba ha sido y es el respaldo que me ayuda a seguir adelante, por haberme valorado más allá de mi caudal y haberme abierto todos los caminos necesarios para cumplir mi sueño y no sentirme defraudada.


Aquí o allá soy música que quiere ser escuchada…